29 de enero de 2015

Mi boda II: El tiempo y el photocall

Como dije en el anterior post, el 27 de Septiembre en mi vida años atrás estaba muy marcado, el día que nació Álvaro llovió lo que no estaba escrito, y el día de su primer cumpleaños.... creo que más aún, por lo que en nuestra búsqueda de sitios para celebrar el enlace, teníamos claro que tendría que ser un sitio cerrado porque lo más seguro es que si la lluvia nos había acompañado en esos días tan importantes también lo haría en este, y así fue, una boda pasada por agua y ... mucha agua.




Esto hizo que muchas sorpresas no se pudieran hacer ese día, un chasco sobre todo para mi familia que había organizado más de una sorpresa para la salida de la iglesia o para el buffet "al aire libre", pero en el resultado final de la boda, no importó, fue un día muy especial, un día fantástico, y la lluvia ya formaba parte de la familia!.



Estas eran las dos sorpresas que por el mal tiempo y la lluvia no se pudieron hacer, pero las tenemos guardadas para utilizarlas... en la próxima boda!

El photocall

Siempre he pensado que el photocall es algo imprescindible en las bodas, porque da mucho juego a los invitados, es como un extra más de diversión, y  tienes aseguradas unas horas (o muchísimas en mi caso) de risas con el.

Había visto muchísimos tipos de photocall, y ninguno me convencía, una de las cosas malas de hacer tu misma el trabajo es que eres demasiado exigente contigo misma, y eso fue lo que a mí me paso, quería un photocall perfecto, pero no típico, al principio quisimos hacer uno nosotros mismos pero entre que eran tantas cosas que preparar, miedo a delegar tantas cosas ese día... en fin, cuando ves el tuyo, dices.... ese es el mio, y manos a la obra con el diseño del photocall, no puedo describir la sensación que tuve al diseñarlo, sabía lo que quería, y mi mente iba mas deprisa que mis manos, sólo necesitaba un poco de tiempo para acabarlo porque la idea ya se instaló en mi cabeza y no había quien la cambiara ni la sacaran de ahí.

El resultado fue perfecto, al menos para nosotros, nos encantaba, era lo que queríamos y quedó de 10, el día que fuimos a verlo... nos miramos y no faltaron palabras para decir HEMOS ACERTADO, contaba nuestra historia, nos gustaba el color... era precioso!.



Efecto pizarra, blanco  y negro, ... era perfecto para fotos ya que no tapas mucho cuando se pone un grupo hacerse la foto  y lo importante era visible, nuestros nombres arriba centrados, se veía en todas las fotos ya que era bastante grande, mas de dos metros de altura por casi tres de anchura.



Por lo que si estas dudando en poner photocall en tu boda... no lo dudes, ese es mi consejo.

Seguiremos publicando post sobre la boda malenera!

26 de enero de 2015

Mi boda: Las invitaciones

Pesé a que soy una gran enamorada de las bodas, y que todo lo relacionado con este mundillo me apasiona, siempre he sido anti-tradicional y las bodas eran una de esas tradiciones que no estaban hechas para mi, era la razón por la que jamás había pensado en el día de mi boda, hacía tres años que me había ido a vivir con mi pareja, tenemos un hijo y ya considerabamos "habernos casado", pero ... de la noche a la mañana tras el nacimiento de Álvaro, todo cambió, y ... quisé dar un paso más en nuestras vida, aunque tenía muy claro que mi boda tenía que ser de  lo más sencilla posible, trabajaba con muchas novias que los nervios hacían estragos en su piel, pelo, peso... y no comprendía como algo tan bonito y tan "sencillo" podía ocasionar tanto nerviosismo hasta que.... llegó mi día.

Mi rutina diaria, (niño, trabajo, casa...) impedía que le dedicara todo el tiempo que me hubiera gustado para este gran día, a si que esta fue la razón de peso por la que opté por una boda sencilla.

Mi boda fue el pasado 27 de Septiembre de 2014 (que bonita fecha), para los que me conocen saben que hace dos años, en esta misma fecha, nació Álvaro, fue un día bastante complicado sobre todo porque tras ese día, también seria mí mi fecha de cumpleaños... Por lo que meses después siempre hablamos que sería la fecha de nuestro enlace y aprovecharíamos para celebrar su bautismo y los cumpleaños.

Los primeros meses lo llevamos en secreto, no queríamos agobiar a los familiares con los preparativos, queríamos evitar nerviosismos... y poco a poco cada vez que teníamos una conversación sobre la boda nos iba ilusionando cada vez más, algo que teníamos claro desde el primer momento era que queríamos una boda muy nuestra, hecho todo por nosotros, personalizada y a nuestro gusto.

Y ... así llegaron las invitaciones, fue fácil, demasiado, en unas horas estaban hechas,  (es lo que tiene hacerlas yo misma),a los dos nos encantaba, el color que elegimos para la boda fue el verde mint o verde agua, y así cada vez que veía ese color en cualquier sitio, se me hacían los ojos chirivitas y pensaba en como podía utilizarlo aunque fuera una cuchara.







Esas fueron nuestras invitaciones, tamaño A5, en cartulina verjurada, colores verde, blanco y gris, y sobre color craft.

Nuestro sello:


Nadie sabia que nos queriamos casar, así que decidimos enfocar las invitaciones al bautizo y cumpleaños de Álvaro y como una segunda opción... nuestra boda!. Así la gente creería que era su bautizo  y SORPRESA, también nos casamos!.

Y como no en color verde mint sellamos todas las invitaciones por detrás, e hice unas etiquetas super bonitas para poner los nombres de los invitados.

Y esto es todo por hoy, en el próximo post os contaré mas detallitos, espero que os hayan gustado.